martes, 17 de abril de 2012

Para lograr que una mujer sea siempre fiel

Para mantener la fidelidad de una mujer deben arrancársele, mien­tras duerme, siete cabellos largos de la cabeza y quemarlos después. Se recoge entonces la ceniza resultante esparciéndola sobre el le­cho, el sofá o cualquier otro mueble que previamente se haya un­tado con miel.
Basta entonces con acariciar a la mujer sobre dicho mueble. A partir de ese momento no podrá querer a nadie más y rechazará todo galanteo de cualquiera que no sea la persona que la ha sometido a esta práctica secreta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada